Cuando el pánico a los alimentos, es una realidad

La variedad permite disfrutar de dietas sin gluten -celiacos de mexicoPetra Dos Santos /
Prensa YVKE Mundial/ Ciudad.-

Vas a un café, un restaurante, una fiesta, a una bonita velada y quieres pasar un buen rato. Quieres comer un pedazo de pastel, de tarta, un delicioso sándwich o sencillamente un trozo de pan tostado con mantequilla. Deseas disfrutar el placer de una buena merengada o una malteada y ¿por qué no?, probar un delicioso fermento de cebada. Pero algo te detiene, no es el dinero ni es cuestión de tiempo.

¿Qué puede detenerte? Parece no haber nada, pero que el hecho de darte un gusto te produzca tanto pánico, como si estuvieras en medio de un accidente nuclear, no es casual. No te atreves ni a pensar en llevarte un trozo de pan a tu boca, ni la ostia consagrada, porque de seguro, tu cuerpo, te pasará factura.
Una factura que te llega a cuenta de un mal negocio llamado celiaquía, que no es otra cosa que hipersensibilidad al gluten. A la proteína que le da firmeza a las espigas de los cereales como el trigo, avena, cebada y centeno.

De acuerdo con el gastroenterólogo, Bernardo Beker, la hipersensibilidad, es una condición autoinmune que conduce al aumento exacerbado de los anticuerpos que atacan al intestino delgado ante la presencia del gluten en el sistema digestivo, provocando un daño sustancial en la mucosa intestinal, lo que significa la supresión parcial o absoluta de la capacidad de absorción acarreando graves problemas de malnutrición.
Se manifiesta clínicamente en un evidente deterioro de la calidad de vida del celíaco, entre lo que se cuenta, en fuertes crisis diarreicas o largos períodos de doloroso estreñimiento, anemia, fatiga, distensión abdominal, fuertes dolores de cabeza. Asimismo, se pueden desarrollar enfermedades como tiroides, artritis reumatoide, dermatitis herpetiforme, epilepsia, lupus y, en algunos casos, se ha diagnosticado tardíamente linfomas.

Algunas personas diagnosticadas presentan una condición celiaca donde los síntomas no remiten con la dieta libre de gluten: es la celiaquía refractaria. En esta manifestación, el afectado puede desarrollar formas graves de malnutrición e, incluso, linfomas intestinales. Amén de las terribles consecuencias de los tratamientos paliativos con corticoides.

Alimentación

Del celíaco se sabe que no tiene cura, ni paliativo farmacológico para su tolerancia. Está claro que sólo una dieta totalmente libre de gluten puede ayudarlo a llevar una vida plena.

Georgette Daoud, pediatra especialista en gastroenterología y nutrición infantil, explica que el gluten se encuentra escondido, mezclado entre otros miles de alimentos procesados y a través de la contaminación cruzada, cuando no se tiene cuidado en la preparación de los mismos.

Al llevar una dieta libre de gluten deja de consumir el elemento que estimula la generación del anticuerpo antigliadina, que –si bien es el que le daña- también es quien le ayuda a enfrentar los ataques de las bacterias.

El paciente, sin diagnóstico y tratamiento, puede experimentar crisis, episodios diarreicos y de descompensación que, en la mayoría de los casos, los llevan a ser hospitalizados para ser rehidratados y sometidos, en algunas ocasiones, a dosis de corticoides.

Anuncios
de Oscar Hernandez H Publicado en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s