El Autismo tan caro como la Enfermedad Celiaca, en su diagnóstico

Niño autista con mariposas -muy interesante- Los niños autistas, una discapacidad muy nueva y difícil de detectar, que conduce a los niños a un deterioro generalizado de su proceso evolutivo y a una perturbación grave y crónica, que demanda cuidados intensivos, podrían, en un futuro, ser diagnosticados mediante un escáner cerebral de tan sólo quince minutos de duración desarrollado por científicos británicos, según publicó The Journal of Neuroscience.

Un grupo de expertos del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres ideó una técnica para detectar el autismo de forma mucho más rápida y económica que los métodos convencionales empleados actualmente.

Tras probar en adultos este nuevo sistema, que evalúa los cambios estructurales que se producen en el cerebro, los científicos estimaron que tenía 90% de precisión.

En un periodo de unos dos años, la técnica podría revolucionar la forma en la que los especialistas diagnostican esta enfermedad, que afecta a más de 500 mil personas en el Reino Unido.

Sin embargo, se deberá considerar lo expresado por especialistas en la población de Mendoza en España, en donde establecen que los números son alarmantes: los parientes deben gastar entre 4 mil  y 5 mil pesos mensuales en psicólogos, fonoaudiólogos, kinesiólogos, pediatras y en dietas especiales, que son muy similares a las de los pacientes con Enfermedad Celiaca.

Su diagnóstico

Actualmente, el Autismo se diagnostica con la observación de pautas de comportamiento mediante una serie de test, un proceso que puede llevar todo un día, precisa de un equipo clínico completo y tiene un coste de unas 2 mil libras.

Por contra, el nuevo escáner cerebral tan sólo dura unos 15 minutos y su precio oscila entre las 100 y las 200 libras, sólo el 10% del gasto actual.

Aunque en un principio se empleará como método adicional de diagnóstico, con el tiempo esa técnica podría llegar a reemplazar completamente a los métodos convencionales, según los expertos.

El autismo es un síndrome relativo al desarrollo que aparece durante los tres primeros años de vida, como resultado de un trastorno neurológico.

Christine Ecker, una de las responsables de ese equipo médico, indicó que el valor de este instrumento de diagnóstico rápido y preciso del autismo es “inmenso”.

“Podría ayudar a aliviar al proceso de diagnóstico que deben soportar pacientes y familiares” y que es “caro y largo”, señaló.

Comentó que un futuro esa técnica podría constituir un método sencillo para evaluar a los niños que podrían padecer autismo, bien por su comportamiento o por su historial familiar.

Ecker subrayó que “potencialmente es un método 20 veces más rápido y 20 veces más rentable que los diagnósticos convencionales”.

Los autistas, como dato relevante, también deben guardar una dieta libre de gluten, que aunque no elimina el mal, si ayuda a tener una condición de vida mejor, al disminuir ciertos trastornos.

En Jalisco, uno de cada 250 niños la padecen

De acuerdo con el doctor Luis Padilla, neurólogo del Hospital Civil Juan I. Menchaca de Guadalajara, uno de cada 250 infantes presenta este trastorno, cuyas causas aún no se determinan.

Estándares internacionales, de acuerdo con la organización Autismo Habla -Autisms Speaks- señalan que la prevalencia crece a un ritmo de 10 a 17 por ciento anual.

“La frecuencia varía mucho, no sabemos si es porque ha aumentado en sí la enfermedad o porque estamos diagnosticando más”, indica Padilla.

Pese a esto, la atención especializada en el sector público, es casi nula.

En Jalisco sólo hay un centro de atención público para autistas, en el DIF Zapopan; los otros son privados u operados por asociaciones civiles, por lo que no son asequibles para todos.

Abril Castellanos, neuróloga pediatra del Hospital General de Occidente, dice que los síntomas en un autista pueden detectarse en los primeros meses de vida.

Los menores con este padecimiento, refiere, no tienen contacto visual o verbal; desarrollan movimientos repetitivos y sin ningún fin, o no responden cuando se les llama por su nombre.

Conforme crecen, su manera de comunicarse es en tercera persona, sonríen poco y adolecen de juegos con imaginación.

“Hay un momento en que el niño se puede integrar a la sociedad normalmente, dependiendo del tipo de autismo, porque tenemos un autismo clásico, pero también severos, en los que los niños son incapaces de comunicarse socialmente”, comenta Padilla.

El diagnóstico de un chico autista debe realizarse mediante un neurólogo, que puede determinar el daño cerebral y garantizar que no existan padecimientos asociados como Síndrome de Down, crisis convulsivas, esclerosis tuberosa, entre otras enfermedades, incluso genéticas, que puedan relacionarse con el autismo, como la Enfermedad Celiaca.

Con información de EFE, MDZ online y Reforma)

Anuncios
de Oscar Hernandez H Publicado en Sin categoría

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s