Etiquetado de productos sin gluten, una necesidad que urge atender

El despojo una condición de vida Cuando en México hablamos de productos aptos para los celíacos enfrentamos un grave problema, porque resulta que no contamos con algunos confiables a excepción de un par de ellos.

Tenemos diversas marcas de procedencia extranjera, si de panificables hablamos: Santiveri, Fruit de la Terré y alguna que otra estadunidense, pero a precios por demás caros, muy por encima de lo que puede costar un producto similar no apto y en tiendas muy exclusivas.

Ejemplos: unas galletas tipo maría, de santiveri, el precio promedio es de 39.00 pesos (3.50 dólares) por un tubo de 185 gramos, cuando que uno similar en condiciones normales cuesta un máximo de 8.00 pesos. Una pasta, supongamos un spaghetti normalmente anda por orden de los 15 peso (1.50 dolar), uno libre de gluten cuesta cerca de los 60 pesos (6.00 dólar), si hablamos de la marca fruit de la terré. En esa proporción es que se elevan los precios.

Bueno, existen marcas de productos ya más elaborados, de otro tipo, no panificables, de empresas trasnacionales como Herdez, McComirck, o Nestlé, que en cualquier país pueden tener la garantía de que algunos de ellos son aptos para enfermos celíacos.

En México no sucede así. Difícilmente podemos tener esa garantía.

Cuando nos hemos acercado a dichas empresas, vía telefónica casi siempre, nos comentan de los productos que son libres de gluten. Sus etiquetas no lo dicen así, pero ellos lo aseguran. Les hemos solicitado, como el caso concreto de Nestlé, que esa información nos la hagan llegar por escrito, ya sea a través de un correo electrónico o por la vía que prefieran, lo cual se han negado a hacerlo sistemáticamente.

Lo mismo ha sucedido con las otras empresas. No podemos contar con esa garantía, lo cual nos hace dudar de la calidad implementada en México, que debiera estar ceñida a los estándares de calidad que utilizan a nivel internacional. Pero entonces surge la pregunta ¿por qué en otros países, como España, si se expende un certificado o se etiquetan como libres de gluten y en nuestro país no?

Recientemente tuvimos una disputa con algunas personas de Nestlé porque por atender un llamado, de buena fe, se nos hizo llegar un gráfico en el que se asientan algunos –ni la mitad- de los productos supuestamente libres de gluten. Apenas la había publicado en este sitio, se nos pidió bajarla, porque el envío no implicaba autorización para su publicación ni para que el público en general la pudiera conocer; “es de manejo interno”, nos dijeron.

Ello implicó una protesta de parte de Celíacos de México, porque una de las razones de existir en este sitio es precisamente dar esas garantías a quienes buscan productos aptos. Bueno, pues no ha podido ser así en el caso de Nestlé.

Como si fuera poco, desde hace quince días publicamos en este mismo sitio web, la cual se hizo extensiva ayer a través de la agencia oficial, Notimex, a todo el país, una alerta que nos da cuenta de que productos horneados de Nestlé están contaminados con una bacteria que puede provocar serios trastornos a la salud. Este producto no es apto para celíacos pero finalmente es de la misma empresa que se ha negado a certificar por escrito la calidad de sus productos.

Qué pasa entonces. México no puede estar aislado el contexto mundial, ni puede mantener inmersos en la incertidumbre a decenas, a cientos, a miles de personas que padecemos la enfermedad celíaca.

Conocemos de la carencia de una ley o norma en esta materia. La Ley de Salud no contempla el etiquetado de productos libres de gluten o con contenido de gluten. Quizá por ello las empresas actúan con tanta libertad e impunidad, pero insistimos no podemos sustraernos de un contexto mundial, en el que hay países donde sí y países donde no se contemple esta información para la industria. Es como establecer que existen personas de primera y segunda.

En España, concretamente en Madrid, ya hasta se aprobaron recientemente normas que contemplan la subvención de despensas o dotaciones económicas para quienes tienen que recurrir a este tipo de alimentación y, por supuesto la legislación ha sido modificada para obligar a los industriales a etiquetar los productos e incluso establecer el grado de contenido de gluten, que debe estar dentro de un margen de 20 miligramos por kilo.

En Argentina, no se diga, la lucha ha sido favorable y también los que han dado en llamar la Ley Celíaca, ya ha pasado una de las cámaras, y se espera su aprobación en la segunda, para que los productos tengan esa obligación y el gobierno la obligatoriedad de atender de manera prioritaria a quienes padece la enfermedad celíaca.

En México llevamos tres años tratando de que el el presidente de la el Comisión de Salud del Senado de la República, el panista Ernesto Saro, se entere siquiera de qué trata la enfermedad celíaca. No lo sabe y no le interesa saberlo. No los ha hecho ver en dos entrevistas que hemos tenido con él.

La iniciativa existe, supuestamente en la Comisión que él preside. No la conoce y no la ha querido atender.

Existe ofrecimiento de un partido político de atender esta demanda de Celíacos de México y de hecho la iniciativa fue presentada por miembros de su partido durante la legislatura anterior, hace ya más de cuatro años y ahí está en los archivos muertos, seguramente, de esa Cámara legislativa sin que nadie se atreva a rescatarla.

Debemos trabajar porque esa Ley salga, como en Argentina y España, insisto, donde esto es una realidad y donde las cosas caminan, lento, pero caminan. En México están estáticas, como las autoridades, como los mismos celíacos.

Qué requerimos señores legisladores, qué tiene que suceder. Que comience a morir la gente por tantos padecimientos gastroenterológicos, o enfermedades asociadas, a la Enfermedad Celíaca.

Ya lo dijeron varios especialistas, los casos crecen, se conocen más cada día, como resultado de que hay grupos pequeños de médicos que están considerando a la Enfermedad Celíaca como una enfermedad global, que afecta a un promedio de del 1% de la población mundial, pero que en el caso de México puede estar en por lo menos el 2.6% de la población nacional.

Qué requieren los medios de comunicación para darse cuenta de que su papel es fundamental en esta tarea de difusión, de conocimiento, de presión, para que la Enfermedad Celíaca sea un asunto de salud que merezca la atención posible.

No es posible que sólo por amistad, por conocidos, por hacer un servicio al cuate, colega o conocido, se nos publique una nota cada dos o tres meses, y no se le dé seguimiento a un asunto de salud.

La enfermedad celíaca ha dejado de ser una enfermedad rara, como ha sido catalogada por durante muchos años. Es un asunto de salud global
y
crece en proporciones considerables. Merece ser atendida por el sector salud de este país, por la sociedad, por los industriales, por los legisladores.

El llamado está hecho a tiempo. Esperemos que no haya que llegar a extremos de crisis para que se atienda.

Por ello exigimos a las cabezas de las empresas alimenticias dar cuenta de qué pasa con sus productos y que se nos proporcione un listado confiable de los mismos, de aquellos productos libres de gluten, para que los celiacos podamos llegar a las tiendas y comprarlos con esa confianza que requiere nuestra salud. No es pose, no es protagonismo, no es causa personal; se trata de la salud de miles de mexicanos, que estamos en condición de enfermos celíacos, aunque muchos de ellos no lo manifiesten, por ignorancia –al no conocerse con el padecimiento por falta de diagnóstico- o simplemente por desesperanza ante una sociedad que se manifiesta muda e inaccesible para quienes sufrimos y requerimos de una dieta libre de gluten.

Conocemos de los intereses empresariales, de los intereses económicos, pero bien vale un buen etiquetado para garantizar una alimentación sana y una mejor condición de vida. recuerden que entre sus familiares puede haber un celíaco. Somos potencialmente más de dos millones en México, quienes podemos padecer la Enfermedad Celíaca y el 90% de ellos, por lo menos, no lo saben.

Estamos a tiempo de actuar.

Anuncios
de Oscar Hernandez H Publicado en Sin categoría

2 comentarios el “Etiquetado de productos sin gluten, una necesidad que urge atender

  1. HOLA, ME GUSTARIA SABER SI EN PUEBLA, PUE. MÉXICO TIENEN DISTRIBUIDORES DE PRODUCTOS PARA CELIACOS YA QUE SOY NUTRIOLOGA Y ME INTERESA LA VENTA DE SUS PRODUCTOS, GRACIAS POR SU ATENCIÓN.

    • En puebla tienes los mejores productos libres de gluten que hay en México; son los Kvalitet y los puedes encontrar en Intenet breadkvalitet.com si mal no recuerdo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s