Quesos y yogurt de dudosa calidad se venden en México

yogurt de búlgaros o kéfir Preocupante ha resultado a últimas fechas conocer que en México el 67% de los productos "supuestamente lácteos", no contienen leche, son hechos a base de fórmulas con bajos contenido nutricional, imitaciones o se elaboran con insumos de muy baja calidad, lo que los convierte en un auténtico peligro para el consumo humano y no se diga para quienes padecen enfermedad celíaca.

Ya hemos hablado en muchas otras ocasiones sobre cuales son las mejores opciones que tenemos en materia de productos “lácteos” y nos hemos dado cuenta de que son mínimas esas posibilidades. De hecho siempre hemos recomendado que sean aquellos quesos de la marca Nestlé, pero ante las duda que ha creado la misma empresa al no dar por escrito esa garantía, nos hemos quedado prácticamente en ceros.

Más ahora que productores, legisladores y autoridades han reconocido la baja calidad de todos estos productos que se expenden en las tiendas tradicionales, llámense misceláneas o supermercados.

Todo esto viene a colación porque este jueves, productores de leche alertaron a la población nacional a tener cuidado con los quesos, los yogurts, la misma leche, que consumen, ya que de acuerdo a un estudio, el 100% de los quesos doble crema y panela, así como 25% de yogurts no cumplen con las características necesarias.

Álvaro González Muñoz, presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche dio a conocer que según un estudio encargado por ellos a una empresa especializada se concluyó que la mayoría de productos que se ponen al consumidor, principalmente en tiendas de autoservicio, no son de leche o se les incluyen fórmulas o en el caso de quesos gomas para absorber agua, por lo que se engaña a la gente y hasta se pone en riesgo su salud.

En conferencia de prensa, acompañado por otros integrantes de la citada organización, como el secretario de la misma, Antonio Salim Saldívar, González Muñoz reiteró la situación crítica en la que se encuentran los productores lecheros del país derivada de una política inadecuada en la materia, falta de apoyo y exceso de importaciones de leche en polvo que sirven para adulterar.

La situación es tal, continuó, que ante la falta de apoyo a la comercialización se ven en la necesidad de tirar dos millones de litros de leche diariamente a la coladera y ha llevado a la quiebra a más de 200 mil productores de leche y otra cantidad similar a punto de tener el mismo futuro.

"Existe una perversión y corrupción en el mercado" y las autoridades han contribuido a que sólo resulten favorecidos unos cuantos ricos del sector.

Los dirigentes del Frente mencionado, demandaron al presidente Felipe Calderón y a la Secretaría de Economía, actúe para revertir la crisis del sector y frenar el engaño al consumidor con productos de mala calidad o que se quieran vender como leche cuando no lo son.

El Senado reconoce estas anomalías

Ya desde hace quince días, en el Senado de la República se llevó a cabo un Foro, de “Impacto de la adición de sólidos en leche, yogurt y quesos”, en el que el senador panista Eduardo Nava Bolaños dijo que es necesario que existan Normas Oficiales para evitar que en el mercado mexicano se comercialicen productos lácteos elaborados con sucedáneos e insumos de dudosa calidad y bajo aporte nutricional.

Nava Bolaños, quien es presidente de la Comisión de Reforma Agraria de esa cámara legislativa, afirmó que sin los estándares de calidad establecidos por la normatividad vigente no es posible exigir que los productos comercializados en México cumplan con los parámetros mínimos de calidad.

El legislador por Querétaro dijo que la falta de normatividad no sólo daña a los productores, sino también a los consumidores, por lo que la solución debe ser que la Norma Oficial Mexicana establezca los mínimos requerimientos de calidad ya que “consumir agua con almidón no es lo mismo que consumir derivados de leche”.

Denunció que una cantidad importante de la leche en polvo que se introduce al país se vende a precios por debajo de la leche fluida en el mercado internacional.

Lo anterior, continuó el legislador queretano, debido a la ineficacia del ordenamiento normativo en materia de control y vigilancia de la calidad de la leche y en el caso del queso y el yogurt la inexistencia de ordenamiento normativo de control y vigilancia en su calidad.

El presidente de la Comisión de Reforma Agraria mencionó que actualmente la mayoría de los productos derivados de la leche se elaboran con leche en polvo importada, la cual es de tercera calidad.

Más aún, el presidente de la Mesa Directiva del mismo Senado de la República, Gustavo Enrique Madero Muñoz, sostuvo que en México no contamos con una norma de salud que regule la producción de este tipo de productos y acusó que ello se traduce en un gran deterioro de la calidad de los productos lácteos que consumimos los mexicanos, los cuales, en muchos casos, son fabricados sin leche y quesos sin proteínas.

Madero dijo que estudios de la Procuraduría Federal del Consumidor demuestran que de 65 tipos de yogurts que se venden en el mercado, de hecho no lo son y muchas de las marcas de queso en realidad son imitaciones o contienen fórmulas químicas con bajo contenido nutricional, lo que es propiciado, en mucho por la carencia de una norma de calidad, lo cual no puede seguirse permitiendo.

Demandó normas legales –de las cuales ellos son responsables de emitir- de calidad, certificadas y precisas, que permitan a la autoridad certificar origen y contenido nutricional en todos los productos lácteos.

Así es que ya lo sabe… los celíacos somos los más perjudicados con este tipo de productos engañosos, que como hemos insistido en muchas ocasiones, mejor tratar con búlgaros o kéfir para preparar un yogurt casero y mucho más benéfico que comprar en las tiendas comerciales productos de dudosa calidad, que casi seguramente dañarán más nuestro intestino. Lo mismo para los quesos.

Si los legisladores son los primeros en reconocer estas anomalías, por qué entonces no hacer su trabajo y cumplir con su responsabilidad que exige modificaciones a la Ley de Salud en esta materia y de paso, revisar los artículos concernientes al etiquetado, donde bien cabe y debiera ser obligación, añadir las frase “sin gluten” o “contiene gluten”, que podría beneficiar a un buen sector de la población nacional.

Éste es un ejemplo de como se mueven los intereses en México.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s