¿y los celíacos de México?

Los sueros Qué agradable es recibir muestras de solidaridad cuando uno cursa por estados de salud críticos. La Enfermedad Celíaca, sabemos, es una condición de vida que nos puede tener en muy buen estado orgánico, o en una decadencia total, como ya hemos hablado de ello en un post anterior.

A mi en lo particular me alegra que haya respuesta de celíacos de países como Estados Unidos, Argentina, España Venezuela y Ecuador, pero qué tristeza conocer que en México no hay celíaco, fuera de Alicia Paz y alguno más, que sea capaz de responder ante las circunstancias por las que pasamos quienes nos vemos afectados por las secuelas de esta enfermedad.

En México lejos de que demos muestra de alguna posibilidad de unidad, creo que cada vez se distancian más los celíacos.

Es cierto, conocer de una persona en concreto, a lo mejor no resulta interesante, pero si esto lo viéramos como la experiencia de alguien que ha cursado, quizá, por las circunstancias más difíciles de la Enfermedad Celíaca, creo que reflexionaríamos un poco en torno a los que nos sucede o puede suceder ante la enfermedad que en nuestro país es totalmente desentendida por autoridades y por la sociedad en pleno.

Por ejemplo Griselda nos escribe desde Argentina –si mal no recuerdo- y nos platica que

Acá, ahora hay más conciencia en los médicos por la celiaquía. Cada vez somos más y los bueno es que a los niños les hacen los estudios y eso es algo que en la vida de una persona es lo mejor que puede pasar, Pues eso pasó con mi hijo. Hoy tiene 28 años de edad y tiene una vida buena, porque lo cuidé desde que tenía 1 año 2 meses; después también se cuidó y se cuida.

Con esto quiero decir que no le pasó lo que mi, que, por malos diagnósticos, por muchos años, hoy lo que puedo comer es muy poca variedad, ya que el hígado y la parte digestiva, quedó mal para siempre.

Otro problema, a los tantos que tengo, es que el frío me hace muchísimo mal. Me deprimo y trato por todos los medios, con todas mis fuerzas, de salir de eso sin recurrir a psicólogos o psiquiatras. Por estos días que hace mucho frío –están en invierno en esa zona- me siento muy mal, tristeza, angustia; me cuesta trabajo levantarme; no me puedo concentrar en mi trabajo, etc., etc.

El que no sufre esto, no sabrá nunca la feo que es y además no quiero afectar a mi familia o sea a mis hijos.

De Ecuador, Pilar nos cuenta que:

Le cuento que ya llevo un año con la enfermedad de mi hija, ya estamos mas acostumbrados y hasta cierto punto mas tranquilos.

Y la vez nos pregunta: Si tiene alguna información que pueda conseguir productos con todas las vitaminas y nutrientes necesarios para conseguir en mi país le agradecería. Y lo mas importante si tiene información de celiacos en América latina, o alguien con quien pueda hablar mas cerca.

De España, Karina nos mando parabienes:

Hola Oscar: no salgo de mi asombro de lo que he leído…espero que estés bien y que la recuperación sea pronto.
Un abrazo

Desde Estados Unidos, Remy nos platica:

Es terrible lo que puede hacernos el gluten y aun es mas terrible la poca sensibilidad de las autoridades que no terminan de entender lo difícil que resulta poder cuidar nosotros mismos de nuestra salud cuando no existe una regulación en un simple etiquetado correcto en los alimentos. Aquí en U.S. vamos mas adelantados en cuestión de etiquetados, cada vez mas y mas productos son etiquetados incluyendo los siete alérgenos mas comunes.Sin embargo siento que la celiaquía necesita mas difusión. Imagínate en mi tardaron 5 anos en diagnosticarme.

Desde México, como siempre, sólo Alicia Paz de Celiacos de Monterrey es quien escribe:

…qué suerte la tuya, deberías de paso ir a darte algunas “limpias” -no soy muy creyente de esto, pero en tu caso no creo que estén de más- […] Bueno, rezo porque te recuperes pronto, un abrazote y agradece de mi parte a tus médicos, nutriólogas y demás médicos por cuidarte y tratarte muy bien…

Nos es el caso de los reconocimientos, es sólo una muestra de que siempre que se trata de ayudar (porque las experiencias ilustran), los únicos que se solidarizan con las causas de los celíacos en México son los extranjeros.

Pronto, pronto lograremos mayor unión.

Por el momento los dejo con esta reflexión y los invito a leer al post siguiente, donde les explicaré de algunas modificaciones que he tenido que realizar en la dieta y algunas otras sugerencias, que creo, después de esta aventura, refuerza mis teorías sobre ciertos productos. Ni modo, tendré que dar marcas y criticar algunas. Es, finalmente por el bien de todos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s