El Manifiesto Celíaco cumple tres años; los casos de EC se incrementan

Manifiesto Celíaco Lo que son las cosas. Este miércoles 29 de abril, precisamente el día que cumplimos en Celíacos de México el tercer año desde el lanzamiento del Manifiesto Celíaco y prácticamente el inicio de nuestra lucha por la “atención” de parte de la sociedad mexicana, sea entendido esto como autoridades, legisladores, médicos, industriales y mexicanos en general, México está inmerso en una emergencia decretada por la propagación de un nuevo virus, que se ha dado en llamar “influenza porcina” y que ya desde la Organización Mundial de la Salud quieren identificar como el “virus de norteamérica” por la ubicación nuestro país y el brote en Estados Unidos.

Celíacos de México desde 2006 comenzó a lanzar llamados a todos quienes tienen bajo su responsabilidad la atención a la salud de los mexicanos. Nadie, a la fecha ha escuchados esos “gritos” de auxilio que hemos lanzado.

El año pasado pretendimos unirnos a los celíacos argentino en esa manifestación pública que ellos hacen año con año, el 5 de mayo, en un acto que han llamado como el “Día del Celíaco” y que los ha llevado a la conquista ya de “media Ley Celíaca”, que una vez aprobada por la parte del Congreso argentino, redundará en grandes beneficios para los celíacos de aquel país. Obvio, los resultados fueron nulos, porque ni los mismos celíacos respondieron al llamado de concentración frente al Senado de la República, donde permanece archivada la iniciativa sobre la propuesta mexicana en ese sentido.

Hoy ante esta situación de “crisis” que vivimos en México mucho menos podremos pensar en realizar actividad alguna en este miércoles 29 de abril. Todo tendremos que concretarlo a hacer un nuevo llamado desde este sitio. “Los Celíacos de México” requerimos mayor atención.

No creo que lleguemos a extremos como los provocados por la “Influenza Porcina”, porque lo nuestro no es un virus; es un gen que nos dejaron como herencia nuestros antepasados y que yo siempre he achacado a los españoles de la conquista. Ellos fueron quienes nos dejaron este “regalito”. Pero la realidad es que somos celíacos y que las cifras crecen año con año.

Creíamos que, como en varias partes del mundo, andaríamos en un promedio del 1 al 1.5 por ciento de la población con padecimientos de enfermedad celíaca, pero los más recientes estudios de los médicos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) nos han abierto los ojos y nos ponen en la cúspide de los países con mayor promedio de celíacos, con un 2.6 por ciento de la población nacional, principalmente de raza mestiza potencialmente celíacos. Un dato que debería ser tomado en cuenta por las autoridades de Salud.

Cuando escucho las conferencias de prensa del Secretario de Salud, Jos´Ángel Córdova Villalobos y nos dice que estamos frente a un fenómeno desconocido, respecto de la Influenza Porcina, recuerdo inmediatamente lo que me dijo el día que hablé con él, cuando me contestó que el gobierno tiene otras prioridades que merecen mayor atención, pero que los Celíacos algún día seríamos objeto de atención.

Repito, no creo que lleguemos a una epidemia, y mucho menos a una pandemia, porque no es el caso, pero sí espero que nunca los casos crezcan a tal grado que se tengan que tomar medidas urgentes para atendernos. Y entonces dirán es que no lo esperábamos, como ahora y no estábamos preparados, como ahora.

Los Celíacos de México ya lanzamos nuestro Manifiesto Celíaco. Ya quienes tenemos una dieta libre de gluten hicimos y hacemos lo que nos corresponde: poner en alerta a las autoridades; ya corresponde a ellos tomar las cartas en la materia y sólo espero que no sea demasiado tarde, porque cada día las consecuencias de los padecimientos gastrointestinales son más frecuentes y muchos de ellos pueden tener su origen en un Celíaca, pero se siguen tratando como casos comunes y corrientes.

Ahora mismo recuerdo lo que me dijo un celíaco de Puerto Vallarta hace apenas tres días: me atendió un médico, que después de haberme recetado varias medicinas y yo seguir con la pérdida de peso y mi decaimiento, atinó a decir: “Mira hay una enfermedad que se llama Celíaca, a lo mejor eso tienes, pero yo no la conozco bien y no sé como tratarla”. Este chavo me dijo qué triste que ni los médicos conozcan la EC. Por supuesto, acudió a Celíacos de México para que los orientáramos; por lo menos le dijimos qué decirle a su médico para que le practique los estudios y después aplicarle un tratamiento adecuado.

Esta es la realidad. Fuera del INCMNSZ en México nadie más conoce de la EC. Por eso siempre he dicho que México es un riesgo y un peligro para los Celíacos.

Este 29 de abril no podremos emprender grandes tareas, pero sí hacemos votos primero por salir de esta crisis de Influenza Porcina y después que se nos tome en cuenta, para que no nos suceda la mismo y se trate de “tapar el pozo, después del niño muerto”, como versa un dicho mexicano.

Desde México y para México, deseo que los Celíacos tengamos mejor condiciones de vida y los invito para que una vez terminada esta emergencia, lancemos el Manifiesto a todos quienes podamos. Quizá muchas de las direcciones que hay en el blog respectivo ya no sirvan, pero si lo hacemos a todos nuestros conocidos, de los foros que hay en la red y de los correos que conozcamos de instituciones de salud, empresas, industrias, etc., tengan la seguridad que lograremos algo bueno en lo futuro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s