Posible vía para Curar a los Celíacos

Investigadores italianos descubren una posible vía para curar a los celíacos
ÍÑIGO DOMÍNGUEZ/CORRESPONSAL. ROMA

Un grupo de investigadores italianos ha hecho público un descubrimiento que abre por primera vez la esperanza a una posible cura de la enfermedad celíaca, la intolerancia al gluten que obliga a quienes la padecen a evitar todos los alimentos que lo contienen, desde el pan y la pasta a numerosos e insospechados productos en que figura como ingrediente. Esta dolencia se produce por un defecto del organismo, que no reconoce el gluten y lo identifica como una sustancia enemiga, por lo que reacciona a su presencia con ácidos que en realidad acaban por destruir la flora intestinal.

La clave del hallazgo de los científicos italianos es que han comprobado en laboratorio que otra sustancia del intestino es capaz de contrarrestar este erróneo y dañino mecanismo de autodefensa. Según afirman, «en dos o tres años» podría desarrollarse un medicamento que resolvería el problema.

La noticia ha sido publicada en el último número de la revista ‘The Journal of Immunology’ y, con todas las reservas con que se deben tomar los avances médicos hasta que cristalicen en conclusiones concretas, permite pensar en la solución a un mal que condiciona la vida de miles de personas.

Explicada de forma sencilla, la novedad sería la siguiente. El gluten hace reaccionar en el intestino del celíaco a unas células ‘malas’ que emiten sustancias inflamatorias, pero también estimula, aunque en menor medida, a unas células ‘buenas’, que a su vez producen una sustancia anti-inflamatoria. El experimento italiano, con vistas a desarrollar un fármaco, ha enfrentado ‘buenas’ contra ‘malas’, pero en una proporción de una contra una, y resulta que ganaban las ‘buenas’.

El doctor Gaetano Iaquinto, del hospital Moscati, lo explica así: «Hemos visto que, además de los linfocitos que producen sustancias inflamatorias, hay otros con un actividad regulatoria, también reactivos al gluten, pero que producen sustancias anti-inflamatorias, como la ‘interleuquina 10’. Pues bien, cultivadas en laboratorio las dos poblaciones de linfocitos y puestas en contacto, la proliferación de los linfocitos patógenos queda bloqueada». Los investigadores trabajan ahora en intentar potenciar ‘in vitro’ la actividad de estas células ‘buenas’.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s